Buscar

Miradas cómplices sonrisas traviesas.

269-otxolua

En uno de los encuentros familiares que en estas fechas navideñas hemos tenido, mis tres sobrinos compartieron este momento de cómplice y divertido. La diferencia de edad no era importante, planeaban una travesura en la que los pequeños necesitaban la experiencia del mayor y este de forma paciente les ayudaba en su empeño. Uno delos aspectos que me gustó del Sistema Fontan es que el estudiante no encuentra salones de clase con un profesor dictando una materia y tampoco encuentra grupos por cursos de edad (el grupo de primaria o el grupo de ESO), tampoco verá a nadie dando explicaciones en un tablero. El trabajo en el Sistema es individual y de autoaprendizaje. El estudiante lo realiza con unos textos autodidácticos que llaman taus, trabajan en proyectos que desarrolla a su ritmo con la inestimable ayuda de todos sus compañeros de colegio sin distinciones de edad, los mayores serán modelo y estímulo de aprendizaje mientras desarrollan modelos de responsabilidad y autonomía.
En nuestros colegios cuesta ver estos modelos de complicidad en el aprendizaje, desconfiamos de los mayores y les seguimos añadiendo etiquetas infantiles y de falta de responsabilidad.

0 comentarios: