Buscar

Una lluviosa tarde de sábado

315-otxolua
En la imagen una lluviosa tarde de Sábado, otra más de este larguísimo y lluvioso invierno, en el que la melancolía y la tristeza parecen adueñarse de todos nuestros sentimientos.


Hace unos meses en un curso sobre Inteligencia Emocional nos explicaron que las emociones no son "buenas" o "malas" en sí mismas. Un sentimiento es una energía que siempre podemos aprovechar. La melancolía, el sentimiento de tristeza es el estado de ánimo que la gente más se esfuerza por superar. Al entenderlo como "negativo" lo intentamos eliminar rápidamente. Pero no toda tristeza debe evitarse y como cualquier emoción, la melancolía puede y debe tener sus beneficios. Nada es negativo en sí mismo, toda emoción es una fuerza que debe aprovecharse en beneficio propio, aunque en su origen sea negativa.
Pero es difícil, esto requiere un esfuerzo tan grande que solo no se pueda y si la tendencia natural de la depresión es aislarse y centrarse en la propia tristeza. Para alejar la idea de que nuestro problema es el peor, basta con ponerse a andar y caminar en relación con los otros. En realidad, esta actitud pone en marcha recursos que pueden fortalecer nuestra estima.