Buscar

Que no pase como siempre

Nuestro sistema educativo favorece los esfuerzos de último momento, provoca situaciones en las que es difícil valorar el trabajo continuo y el aprendizaje. Se estudia para aprobar un examen, siempre el último examen y en muchos casos para pasar por los pelos el listón de la media objetiva. No acabo de comprender bien que tiene de bueno este sistema de evaluación por exámenes en el que una gran mayoría de estudiantes solo buscan pasar el trago con la mejor suerte posible y a pesar de ello seguimos empecinados en un método que ánima una mala practica y oficializa lo mediocre.



1 comentarios:

Pilar Soro Mateos dijo...

Muy buen post.
Yo tampoco estoy de acuerdo en poner exámenes. Sufro porque en mi escuela los ponen en segundo de primaria, algo que nunca habia hecho antes !